MAYO, MES DE MARÍA

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra.








Solemne Besamanos a Jesús del Soberano Poder




Oh Dios vivo y verdadero, que has desvelado la encarnación de Tu Verbo con la aparición de una estrella y has conducido a los Magos a adorarlo y a llevarle generosos dones, haz que la estrella de la justicia no se oculte en el cielo de nuestras almas, y el tesoro para ofrecerte sea el testimonio de la vida. El esplendor de Tu gloria, oh Dios, ilumine los corazones para que, caminando en la noche del mundo, al fin podamos llegar a Tu morada de Luz.

Adoración de los Reyes Magos, Rubens

FELICES FIESTAS



“La Palabra eterna se ha hecho pequeña, tan pequeña como para estar en un pesebre, se ha hecho niño para que la palabra esté a nuestro alcance, ahora la palabra no solo se puede oír, no solo tiene voz, si no que tendrá un rostro que podremos ver…” 

Que esta noche que nace Jesús, no nazca solo en un pesebre sino también en cada uno de los corazones de las personas que te rodean, Pusillus Grex os Desea una Feliz Navidad llena de alegría, de armonía y de amor, y que se encienda en cada hogar la llama de compresión y el respeto a los demás. Feliz Navidad y Bendecido Año Nuevo.



12 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA VIRGEN
 
Virgen Santísima de Guadalupe, Madre de Dios, Señora y Madre nuestra. Venos aquí postrados ante tu santa imagen, que nos dejaste estampada en la tilma de Juan Diego, como prenda de amor, bondad y misericordia. Aún siguen resonando las palabras que dijiste a Juan con inefable ternura: "Hijo mío queridísimo, Juan a quien amo como a un pequeñito y delicado," cuando radiante de hermosura te presentaste ante su vista en el cerro del Tepeyac.
Haz que merezcamos oír en el fondo del alma esas mismas palabras. Sí, eres nuestra Madre; la Madre de Dios es nuestra Madre, la más tierna, la más compasiva. Y para ser nuestra Madre y cobijarnos bajo el manto de tu protección te quedaste en tu imagen de Guadalupe.
Virgen Santísima de Guadalupe, muestra que eres nuestra Madre. Defiéndenos en las tentaciones, consuélanos en las tristezas, y ayúdanos en todas nuestras necesidades. En los peligros, en las enfermedades, en las persecuciones, en las amarguras, en los abandonos, en la hora de nuestra muerte, míranos con ojos compasivos y no te separes jamás de nosotros.